Image
La Cámara Contencioso Administrativa precisa el modo de probar el quebranto por devaluación monetaria imprevisible
10/01/2020
Este fallo analiza el incumplimiento de la prestación a cargo de una empresa contratista del Estado de la provisión e instalación de un cielorraso, el cual pretendió fundarse -entre otros aspectos- en la teoría de la imprevisión, con motivo de la devaluac

  Este fallo analiza el incumplimiento de la prestación a cargo de una empresa contratista del Estado de la provisión e instalación de un cielorraso, el cual pretendió fundarse -entre otros aspectos- en la teoría de la imprevisión, con motivo de la devaluación abrupta de nuestra moneda frente al dólar, ocurrida en enero de 2014.

Al respecto el Tribunal primero desarrolla el sentido y alcance del deber de diligencia exigible a una empresa especializada en el rubro para el cual ofertó (conforme su experiencia y antecedentes), para luego recordar que para que sea aplicable la teoría de la imprevisión en materia de contratos administrativos es menester acreditar —entre otros extremos— que el resultado del contrato arrojó quebranto y que éste superó la aleatoriedad económica corriente.

A esos efectos, el Tribunal puntualiza que aun cuando se tuviera por acreditada la devaluación abrupta del dólar, la empresa actora debió –y no lo hizo- aportar la estructura de los precios que tuvo en cuenta al momento de formular su oferta y la real incidencia de la moneda extranjera en el costo de los materiales y/o trabajos efectivamente incorporados a los trabajos (lo cual hubiera sido materia de la prueba pericial contable) y luego exhibir los libros comerciales en la pericia.

Así, a criterio del Tribunal, la actora debió demostrar de qué manera ese hecho incidía en la estructura de costos del servicio que ofertó, en tal grado de tornar económicamente inviable, por el quebranto generado, la ejecución del contrato. No alcanza –se dice- que el perito haya establecido una incidencia del 47,9% en relación a la oferta total de los elementos no entregados, sino que era necesario un análisis más profundo de los costos.

Finalmente se recuerda que la invocación de la teoría de la imprevisión en sede administrativa solo permite solicitar la recomposición contractual, mas no incumplir el contrato.

Ver fallo FRADECO